La polémica sobre la reunión de una madre y su hija fallecida en realidad virtual

A raíz de la polémica noticia aparecida en diversos medios digitales españoles, sobre la recreación virtual de un encuentro entre una hija fallecida y su madre, desde la Asociación Valenciana de Realidad Extendida (AVRE), única asociación española de profesionales de la Realidad Virtual, creemos necesario emitir un comunicado desde el punto de vista de profesionales de la Psicología con experiencia en el sector de la Realidad Virtual.

Por tales motivos, tras hacer indagaciones, nuestra opinión es que es necesario dar unas pautas a los medios de comunicación respecto a cómo comunicar este tipo de noticias; ya que creemos que la noticia está muy sesgada. Solo se muestran las posibilidades de la realidad virtual como herramienta para crear un «humano virtual» semejante a la persona en vida; pero no se explica con claridad en ningún momento cómo se utilizaría terapéuticamente esa herramienta, ni la evidencia que pudiera haber al respecto. De ahí la polémica que se ha generado; básicamente por el desconocimiento de cómo podría ser útil la herramienta y el problema a tratar (lo que parece ser un trastorno de duelo prolongado o trastorno de duelo complejo persistente), porque no se explica.

En la inmensa mayoría de las noticias publicadas en España, se echa en falta la parte «experta», es decir, algún profesional de la salud mental que explique cómo se hacen las intervenciones en duelo, y valore si esa herramienta y su uso, tal cual se muestra, podría ser útil y eficaz para tratar el duelo prolongado.

Actualmente existe alguna evidencia, pero aún es muy, muy escasa, sobre la eficacia de la realidad virtual en el tratamiento del duelo prolongado. Los pocos estudios que hay, se han hecho con un sistema de realidad virtual con el que una de las asociadas de AVRE ha tenido la oportunidad de trabajar, llamado «el mundo de EMMA», desarrollado por la Universidad Jaume I de Castellón, la Universidad de Valencia, y la Universidad Politécnica de Valencia; y sus características y uso son muy distintos: no recrea virtualmente ninguna situación o persona en particular, sino que se trata de un sistema flexible y adaptable el cual utiliza una serie de símbolos que representan las emociones, pensamientos, etc., de la persona que está experimentando el duelo. De tal manera que la persona pueda regular sus emociones, afrontar su dolor, y aceptar sus nuevas circunstancias. Es decir, el trabajo terapéutico utilizando la realidad virtual se hace desde la representación simbólica de la experiencia.

Se desconoce si el uso de un «humano virtual» con el cual se intenta representar a una persona ya fallecida sea mejor manera de hacer uso de la realidad virtual para afrontar el duelo, pues no contamos actualmente con estudios que avalen la eficacia de su uso de esa manera. Lo que está claro es que debemos ser cautelosos y responsables en utilizar las tecnologías, y hacerlo de la manera en que ya esté validada su eficacia. Además, el uso de estas tecnologías como herramienta terapéutica debe hacerse por profesionales de la salud mental que estén adecuadamente cualificados tanto en la aplicación de protocolos de tratamiento basados en la evidencia, como en el uso de esta tecnología.

Enlace a una de las noticias publicadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *